Buscar en este blog:

Trabajos de Investigación

Suscríbete via email

Para recibir por correo lo que hago en mi blog escribe tu e-mail:

Entregado por FeedBurner

Deseas contactarme?

Deseas contactarme?
Usa un lector de código QR!
Con tecnología de Blogger.

martes, 25 de febrero de 2014

Pesadilla en el infierno...

 El siguiente es un sustrato de El hombre en el castillo de Philip K. Dick (1962), y que pueden descargar en pdf aquí. Es una "continuación" a la publicación que escribí anteriormente y que muy ad hoc he denominado "Pesadilla en el infierno...". Es una cita textual.
[...] Al fin llegó a la periferia del parque, la acera de la calle Kearny. El tránsito era apretado y ruidoso. Tagomi se detuvo al borde de la acera. 
No había pedetaxis a la vista. Caminó por la acera, uniéndose a la multitud. Nunca se conseguía un pedetaxi cuando uno lo necesitaba. 
Dios, ¿qué era aquello? El señor Tagomi se detuvo mirando boquiabierto algo espantosamente deforme que cerraba el horizonte. Una nave de pesadilla, suspendida en el cielo; una enorme construcción de metal y cemento que ocultaba el paisaje
El señor Tagomi se volvió a un transeúnte, un hombre flaco de traje arrugado.
—¿Qué es eso? —le preguntó apuntando con el dedo. 
El hombre sonrió mostrando los dientes. 
—¿Horrible, eh? Es la carretera elevada del embarcadero. Mucha gente piensa que arruina el panorama. 
—Nunca la había visto antes —dijo el señor Tagomi. 
—Hombre afortunado —dijo el otro y se fue. 
Una pesadilla, pensó el señor Tagomi; tengo que despertarme. ¿Dónde están hoy los pedetaxis? Echó a caminar más aprisa. En toda esa zona había como una sombra pesada,humosa y mortuoria, y que olía a cosas quemadas. Los edificios y las aceras eran de un color gris opaco, y la gente iba de un lado a otro en un tempo peculiar, convulsivo. Y todavía ningún pedecoche a la vista [...]

lunes, 17 de febrero de 2014

Sueño en el paraíso...

El sueño comenzaba en el Centro o en Chapultepec quizá, tal vez entre Insurgentes y Viaducto. Todo era diferente. Había agua. Ríos y canales surcaban la ciudad. Le gente disfrutaba de las olas en una playa hermosa. Los mamíferos acuáticos, las aves y los peces, hacían de las suyas en un río hermoso que corría por toda la ciudad y se perdía en un paisaje encantador que se fundía con el verde provinciano a unos cuantos minutos de haber dejado el corazón de la capital. Ahuejotes brillantes flanqueaban la escena hipnotizante, donde rápidos y pequeñas cascadas delineaban los detalles rocosos de aquel río inquieto. Una trajinera deportiva -transporte común y corriente- se balanceaba entre remolinos y caídas de agua para deleitar a los pasajeros en aquel precioso paraje.

Una memoria que nunca existió aparecía en la mente y recordaba cómo cuando era niño, acostumbraba transitar por aquellos lugares. El tono solarizado-sepia-technicolor de aquella imagen que nunca existió, se perdía entre las imágenes vivas de aquellos puentes que cruzaban toda la ciudad. Puentes viejos y hermosos, casas de mil estilos, chilangos echándose un chapuzón.


 
Creative Commons License
Blog de ishiba by Israel Hinojosa Baliño is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 3.0 Unported License .