Buscar en este blog:

Trabajos de Investigación

Suscríbete via email

Para recibir por correo lo que hago en mi blog escribe tu e-mail:

Entregado por FeedBurner

Deseas contactarme?

Deseas contactarme?
Usa un lector de código QR!
Con tecnología de Blogger.

jueves, 26 de octubre de 2017

Los dioses que fueron hombres

Ayer tuve una epifanía académica. Quizá sea apegada a la realidad, quizá no. Quizá sólo termine como una historia de ficción más. Es sobre el origen de los dioses humanizados. Usteden juzgarán.

Cazar no es faćil. Un hombre cazador, gracil, ágil, perspicaz, ingenioso, astuto, con todo su ajuar y herramientas y armas, cazando un animal más grande qué él. La escena, sólo de pensarla, me eriza la piel. Si no viviera en el siglo XXI, y la misma lluvia me pareciera inexplicable, un personaje como un cazador hubiera sido idolatrado por todo su conocimiento venatorio, deductivo, indiciario, como diría Ginzburg. De su conocimiento dependía la supervivencia del grupo.


Cuando el hombre era más nómada que sedentario, vivía en un mundo cambiante. El clima errático y las temperaturas generalmente muy bajas o muy altas, son cosas que caracterizan al Pleistoceno. No hay periodo de más de quinientos a mil años en que el hombre haya tenido la posibilidad de descubrir o inventar los tesoros que encondía el sedentarismo (agricultura, ganadería, urbanismo, política, etc). El hombre siempre estuvo moviéndose. Sus casas, que más bien parecían refugios, lo acercaban más a su naturaleza animal que aquella humana que hoy arrogantemente nos eleva a un rango por encima de otras especies.

En estos años de movilidad, sin embargo, el hombre ya creaba cosas y ni modo, su cerebro lo hacía diferente de otros animales. Y dibujaba, y creaba herramientas, y creaba sin saberlo quizá, su cosmología. Intentaba explicar ese mundo raro en que vivía. Ese conocimiento se difundía entre lso miembros de un mismo clan o banda. Los grupos humanos, cazadores y recoletores, nómadas, migrantes, eran pequeños. Eran pequeñas manadas que se adaptaban temporalmente a una región de la Tierra para que en menos de 500 o 1000 años, la naturaleaza estocástica del Pleistoceno los forzara a seguir moviéndose. Quizá por eso poblaron todo el planeta, en búsqueda de mejores lugares. A diferencia de otros animales, los humanos se pueden adaptar a muchísimas condiciones geográficas y climáticas; al frío y al calor; a la escasez y a la abundancia; a la altura de la montaña o a la bajeza de las costas. No había límites. Buscando el mejor lugar para vivir, terminó el hombre por dispersarse, cual insecto, por toda la superficie del planeta.

Y así vivió miles de años. Cambiando. Sin poder siquiera entender su mundo. Quizá es por eso que atribuía características mágicas a la naturaleza por que no podía entenderla. Pero había hombres y mujeres únicos entre los pequeños grupos. Hombres con conocimiento que permitía la existencia del grupo. Los mejores cazadores, los mejores pescadores, los que se aventuraban a la cima de una montaña o aquellos que inventaban un nuevo artilugio para pescar. Los que sobrevivieron glaciaciones, lo que curaban, los que guiaban al grupo. Y así, ellos, al fin y al cabo, ora por su destreza, ora por ese saber que pocos tenían, pasaban de generación en generación como hombres y mujeres únicos, al punto de convertirse en seres míticos a los que podían incluso atribuirse poderes y características mágicas. Como aquellas que sólo la naturaleza misma tenía.

Los grupos humanos así vivieron, migrantes perennes que conocían sus alrededores de manera esencial pero cuyo conocimiento y permenancia de y en ese mundo eran tan fútiles como efímeros. Uno podría decir que la naturaleza jugaba contra el hombre.

Pero ahora imaginen por un momento otro gran cambio. Único para una de tantas especie gestada en el Pleistoceno. Esa especie adaptable a prácticamente cualquier cambio terminaría por adaptarse al gran cambio que impondría el Holoceno. ¿De qué forma?

Imaginemos a esos hombres y mujeres míticos que guiaron pueblos. Es posible que después de algunas generaciones su memoria quedara en el olvido. Después de todo no había forma de preservarla, salvo por excepcionales figurillas de barro o piedra que llegaron a fabricar. Ahora imaginemos un mundo cambiante, como siempre. Pero que al mismo tiempo está modificando todo lo conocido hasta antes. Un nuevo reto en casi 200 mil años de existencia como humanos. Un reto de adaptación único. Uno donde la astucia, la genialidad y el coraje de humanos selectos elevaría a la especie a niveles inimaginados hasta entonces.

Imaginen situaciones donde todo un grupo de humanos, constantemente huyendo de un clima errático, de pronto se enfrentan a cambios dramáticos y abruptos que sin más terminan por establecer patrones de largo aliento; y al mismo tiempo, en lugares específicos, las condiciones climáticas expulsan al humano de ciertos nichos y terminan por concentrarlos en otros. No es una coincidencia que la gente del desierto creó las primeras civilizaciones y ahí se encuentran los asentamientos más antiguos del mundo. Los humanos que vivían en zonas de pastizal y sabana, en especial aquellas que hoy son grandes desiertos (Sahara y todo Medio Oriente), de pronto vieron su mundo convertirse, literalmente en un desierto.

Dependiento de las condiciones geográficas e inclusive de proximidad a tral o cual recurso, algunos grupos, terminaron por adaptarse a la vida en el desierto, hoy algunos de esos grupos se conocen como beduinos y continuaron su vida nómada. Otros migraron hacia el mar, hacia las costas, y se convirtieron o reprodujeron un estilo de vida previa basado en la pesca y la recolección. Otros migraron hacia regiones más templadas en las selvas o bosques y quizá también reprodujeron su modos antiguos de supervivencia. Otros, terminaron en oasis o valles, donde sólo uno o un par de ríos daban vida en medio de desierto nuevo. Aquí, la adaptación fue singular y de esto hablaré posteriormente en otra entrada. Baste decir que fue singular por ahora.

La singularidad en sentido mítico y religioso, según lo que he dicho, fue a partir de dar a los hombres un nuevo nicho para sobrevivir y luchar por ello. Me explico. Como apuntamos, los líderes y guías de los grupos luego de una generación o varias, según sus aptitudes y hablidades en el grupo los convertían en seres míticos. Por primera vez en la historia de los humanos, existió la posibilidad de reunir en un espacio relativamente pequeño a diversos grupos de diversas historias. Y en cada historia contada, y repetida, de un grupo a otro, de cómo llegaron ahí, de quién los guió y cómo los protegió, muchos grupos reconocieron similitudes, y comenzó a crearse una historia única para todos los grupos en tanto que los protagonistas no existían más y sin embargo, eran uno o dos en todas las historias, las mismas historias. Imaginen pues, un cazador siguiendo a los animales, conociendo su comportamiento. Una recolectora de reconoce que los frutos del pastizal ya no están donde deberían. Imaginen a este par platicando de que los animales están migrando, que los alimentos se están yendo. Su saber venatorio, les advierte. Llaman al grupo a moverse. Se mueven. Encuentran un lugar casi paradisíaco. Pero no están solos, hay diversos grupos ahí. Ahora deben compartir todo. Intentan moverse pero es demasiado tarde, ya no hay vuelta atrás. Su vida se convierte en la búsqueda del lugar idealizado, el paraíso, alimento sin fin. Nichos de superviviencia únicos para el grupo. Imaginen pues, que gracias a esos exploradores/cazadores/recolectores míticos, que logran encontrar riachuelos, nuevas cuevas, manantiales, animales en manada que no huyen despavoridos y son más fáciles de cazar (los animales también migraron, huyendo de ese desierto) todo en ese mundo árido que se acaba de crear (¡en menos de 300 años!); plantas que cada año regresan, fuentes de agua inagotables.

El hecho mismo de haber encontrado un nuevo lugar para vivir, inmortalizaría a los guías, a sus hazañas y al lugar mismo. Inmortalizados por los brujos, ancianos, y los típicos dibujos en la piedra. Pero algo es diferente, pasan 500 años y los dibujos siguen ahí. Pasan 1000 y siguen. Y también siguen los humanos. Y cada año que pasa no sólo inmortaliza al hombre y al lugar, también ambos se elevan al nivel mítico, pero pasan también a otro nivel de memoria colectiva, uno desconocido en donde luego de 1000 años se sigue reconociendo a aquellos seres que nos dieron vida en los peores momentos. Los hombres míticos se convirtieron en dioses, los dioses que dieron vida, los que crearon el mundo.

¿Cómo explica un explorador/cazador/recolector a un grupo de 500 personas que deben irse de donde viven en paz porque ya no se puede vivir ahí, sin saber explicar por qué ya no se puede vivir ahí y de facto, se ha visto un nuevo lugar donde es posible la vida? ¿Cómo explica este cazador al líder del grupo? ¿Cómo interpreta esta información el líder? ¿Quién es el líder? ¿El cazador?

El hombre transformó a sus líderes primitivos en dioses por ignorancia del pasado. Y el pasado, más simple quizá, más pragmático, sólo jugó a su favor. Una banda de humanos, una manada, no creo que sean difíciles de convencer de que hay que irse, porque al final todos serían conscientes de que algo está cambiando, porque al final es parte de su vida. Lo interesante es pensar cómo estos pobladores interpretaron su llegada a nuevas tierras, cómo interpretaron todas sus vivencias, ora astronómicas, meteorológicas, climáticas, y cómo después de varias generaciones se hace registro de estas cosas. Y eventualmente, cómo fue leído este registro por los humanos descendientes ya con un modo de vida relativamente sedentario.

En resumen. El ser humano creó a los dioses sin darse cuenta de que los dioses eran en realidad hombres y mujeres de carne y hueso; personajes únicos, líderes de su generación. Personajes anónimos que cambiaron el rumbo de una incipiente sociedad, cuyas aventuras terminaban perpetuadas en las piedras secas del wadi seco, del manantial que una vez dio vida. La falta de un registro permanente de sus acciones, creaban en cada historia un ser nuevo y más excepcional. El jefe de banda, se convirtió en líder, el líder en un ser poderoso, mágico; el super hombre se convirtió en dios. El dios opacó al hombre y se impuso a él. En menos de 100 años, el teléfono descompuesto de la prehistoria del hombre, creó la religión y con ella toda su cosmología y su parafernalia.

Entonces tampoco es una coincidencia que en un mundo con escritura y un registro de la historia, se reproduzca la religión, pero no los dioses. O que sea tan fácil crear nuevos dioses. En todo caso, habría que investigar por qué hoy pensamos en dioses cuando vemos figuras humanizadas de las religiones antiguas. Pienso, y espero equivocarme, que más allá de la religión y los dioses antiguos, el humano de hoy, es demasiado condescendiente con el humano antiguo, y en su condescendencia, termina por escupirse en la cara. Quizá, Zeus, Osiris, Anubis, Zoroastro o Marduk, fueron personificaciones de antiguos héroes tribales a los que se les atribuyó un poder en el tiempo. Primero mistificados y luego idolatrados, se conviertieron en  símbolos de sabiduría y ejemplo. En la antigüedad, quizá fueron reconocidos como hombres y luego transformados en símbolos. Hoy, para nosotros los vemos como dioses, pero dioses en un sentido tan abstracto para el hombre de ayer, que termina por atrbuirle características super naturales. Un dios, por definición moderna, no es humano. Si es humano es semidios. Pero entonces en cada lengua, ¿cuál sería el origen de la palabra dios? Es posible que su origen no se refiera a algo super natural, sino a algo que por su excepcionalidad, inconmensurabilidad (temporal o espacial), y quizá por el misticismo que envuelve su figura, tiene atributos que no pueden ser comprendidos y entonces "dios" es "lo desconocido" pero que nos hace crecer como hombres, una guía, un líder.

Estas ideas puden explicar las transformaciones que se dan en la religión en los años históricos (léase con registro de eventos sistemático, e.g. escritura), donde se pasa del politeísmo al monoteísmo, o del animalismo/animismo/naturalismo al antropismo. Es decir, de atribuirle características mágicas a diversos actores, animales, objetos o fenómenos, a atribuirle el origen del todo a un ser humanizado o grupo de seres humanizados.

Entonces, no es coincidencia tampoco, que en las sociedades que desarrollaron tempranamente la escritura, exista una tendencia a idolatrar humanoides, y que se haya adoptado tempranamente una religión monoteísta con un dios "humanizado" que al mismo tiempo no sabemos cómo es, pero que en casos como el cristianismo, precedido por un liderazgo fuerte y un grupo de seguidores perseverantes, terminó por hablar de que su líder era hijo del mismo dios y entonces era un dios en sí mismo. En otras religiones, es interesante que el humano es idolatrado como humano y sus enseñanzas constituyen el corpus religioso. (e.g. Budismo o Sintoísmo) En sociedades más avanzadas, el ateísmo es una tendencia, al tiempo que seguimos idolatrando a líderes, y personas y ahora hablamos de gente que influencia y fieles debotos que son sus seguidores. Me pregunto si en 500 años, alguien pensará que la palabra "influencer" por ejemplo, esté ligada a la religión, y que algunas invenciones como el motor, la TV, el Internet, FB o Google, eran como tótems.

Sólo el tiempo nos dirá.

martes, 10 de octubre de 2017

Yo ¿robot?

De esas veces que te despiertas convencido que eres un robot...

--Yo soy un robot, te lo he dicho siempre. Mira, así funciona. Se me ocurren ideas de las cosas que hacen los humanos, ideas innovadoras que a los humanos no se les han ocurrido antes. Cada noche el centro de control escanea nuestros cerebros positrónicos y descarga la información para después difundirla en el mundo.
--...
--Pero no soy el único, somos varios. Cada generación nos cambian, digamos que tenemos fecha de expiración. Quizá fuimos humanos o mejor dicho, quizá nos crearon los humanos para beneficio del hombre. Digamos que nos inventaron en el futuro, nos enviaron al pasado y con un método más pasivo, corregir poco a poco los errores de la humanidad. Es bien sabido que humanos del futuro cambiando cosas del pasado podrían ocasionar distorsiones tempoespaciales. Además, es posible que viajar en el tiempo y espacio, para los humanos los destruya humanamente. Sea quien sea que nos haya creado, eso no lo sabemos, nos implanta en un vientre humano y por medio de nanotecnología biológica reproduce un humano que a la vista de los humanos del siglo XX y XXI pasan desapercibidos; pero somos robots. Y crecemos como cualquier humano. Bueno, ni nosotros lo sabemos. Obvio esto es una suposición. Yo creo que soy un robot. Pero no podría asegurarlo. ¡Cómo poder saberlo si soy idéntico a un humano, y fui desarrollado para no saber que soy un robot!
--Err...
--Pienso que cada día se difumina la información que "creamos" apartir de la información que procesamos de los humanos. Se difumina de mil formas. De pronto a "alguien" (quizá otro robot conectado a la red de robots) se le ocurre publicar sobre la tendencia de un artilugio, de una nueva plataforma, de un nuevo juego, de algo, lo que sea. De pronto atrapa la atención de los humanos y éstos comienzan a mirar en esa dirección. No es una coincidencia que se me ocurre algo hoy y en dos o tres años alguien esté desarrollándolo. Pero...
--A veces me das miedo. Quizá estés loco o quizá te rayes mucho en tus viajes...
--...Pero no se si seamos buenos o malos. Quizá "robemos" información o quizá la produzcamos. O quizá, sólo la procesemos para que un ser superior (incluso un humano del futuro) pueda procesarla y conocer su pasado. Quizá somos las nuevas herramientas de los historiadores del futuro, o quizá somos "robot de penetración histórica", aśi pues como un radar de penetración. Somos insertados en una realidad paralela, pasada, como agentes virtuales que procesamos información, y sirvamos para recuperar informaciónd el pasado, que es nuestro presente, para el futuro, de los investigadores, quizá arqueólogos que nos manejan. No se.
--Ajá...bueno, ¿entonces a qué hora nos vemos para irnos a la casa?
--¿8:00PM enfrente del Depto?
--Sale y vale. Espero que no sigas subiendo las escaleras y de pronto gires tu cabeza 180° para decirme ¡hasta luego!
--Ma, ¡no! Soy un humanoide, ¡no podría hacer tal cosa!

jueves, 24 de agosto de 2017

Incongruencias

A algunos no les gusta ver la serie de Marco Polo porque esperaban que Kablai Khan fuera un tirano salvaje come niños que impusiera su voluntad en el mundo de trogloditas [obvio] del Lejano Oriente, y que porque creían que Marco Polo además de ser un comerciante [y ya] también tenía que mostrar el refinamiento de Occidente entre los mongoles, y mostrarlo con el carisma de Bruno Díaz mezclado con la enjundia de Bruce Wilis
A algunos no les gustó La Pasión de Cristo de Mel Gibson que porque hay mucha sangre en el linchamiento de Jesús, y que además entre que leían los subtítulos para entender el arameo y evaluar la actuación, no esperaban ver a los grandes Romanos ser tan salvajes. Se puso el grito en el cielo y Apocalypto dio al traste mostrando salvajes comeniños sacrificnado prisioneros como si estuvieran sirviendo tacos de pastor, aunque los pastores llegaran después en un barquito.
Y a algunos nos gusta ver películas de acción hollywodenses filmadas en la Ciudad de México [o el país entero], onda James Bond y su carnaval de muertos que dejó como legado a la ciudad, o Godzilla y sus puestecitos decimonónicos de frutas, donde vendían ciruela, chabacano, melón o sandía [o el país entero], y una población que suele tener muy buen corazón pero también son criminales en potencia, pobres e ignorantes y que, en general se han convertido en el "nuevo negro" de las películas, o sea, el cuate que es bien buena onda pero que matan al principio. Después de Obama creo que ya no pasa eso. Errr, estee, ah si, decía que vemos esas películas sólo por el puro morbo de ver las locaciones y ver cómo se imaginan los extranjeros a los mexicanos, ya saben, el estereotipo que va desde Speedy González a Panchito Pistoles [si, sí Pancho Pistolas] en los Tres Caballeros, siempre y cuando hablen del México de hoy.

jueves, 22 de junio de 2017

De la utopía a la distopía; la ubicuidad de la sin razón.

Imagen de un ciudad utópica, en Utopia vs Myopia

Desde el punto de vista estadístico también hay crisis. ¿Alguno notó siquiera que no hubo Conteo de Población y Vivienda en el 2015? ¿No? No pues para qué, si al cabo ahora el INEGI y sus súper estadísticas macro económicas y tecnócratas, transforman a los humanos en números y proyecciones y cifras. Viene a mi mente esto porque ahora se supone que somos 130 millones de mexicanos. Y yo me pregunto ¿tocaron la puerta de su casa para preguntarle si quiera cuántas personas viven adentro? No, son estadísticas de bolsillo. Llaman por teléfono a algunas personas y a otras van y las visitan y hacen una muestra censal de menos del 10%, y como estadística del INE, las del INEGI también dan resultados súper mega precisos con más de 2% de confiabilidad. O sea, ¿como para qué invertir en contar a la gente que vive dispersa en las sierras mexicanas, o en los pueblos alejados de las cabeceras municipales, si desde la comodidad de un escritorio se puede censar un país entero, sus comercios, sus anhelos, sus aspiraciones, lo que producen al año como un todo y que sirve para presumir ante al mundo que México está ATM? A veces me pregunto, y ¿qué tal que somos 150 millones de mexicanos, pero como con la pobreza, también bajamos o subimos los mínimos y los máximos, de tal forma que de un plumazo hay menos pobres? Digo, si oficialmente somos 130 millones, pero en realidad somos 150 millones, en las noticias podríamos hablar de una riqueza X [que es producida por 150 millones] pero que distribuida entre la población oficial de 130, resulta que ahora estamos mejor que antes. No sólo hay menos pobres de un plumazo, ahora de un plumazo hay menos gente y por tanto menos personas a quién rendir cuentas, aunque sea hipotéticamente.

Imagen promocional del libro de Philip K. Dick, Ubik, en los 70' 

En mi mente México hoy se convirtió en una distopía surreal con tintes de ficción futurista a la Asimov, pero con la paranoia de Dick en Ubik, en donde los más pudientes sin llegar a ser ricos, viven la vida loca del Mundo Feliz de Aldoux Huxley, y los más jodidos, aunque no necesariamente los más pobres, viven la vida fantasiosa y miserable de 1984 de Orwell. Y es que hoy por hoy, hay gente que ve la tele y vive feliz, en ese mundo fantástico de la telenovelas donde todo es paz y amor y aunque hay malos, los buenos los derrotan o incluso la misma vida les da su merecido, hay justicia divina y para que ocurra, sólo debemos ser buenas personas y vivir sin defendernos, sólo siendo buenos, obedientes, modestos. Claro que si uno ve la tele con calma, ve que las personas que salen ahí no son negros ni morenos, y si lo son, vemos que son los jodidos, o a los que matan. Los buenos son blancos, y bonitos, pueden vivir en la basura como María la del Barrio, pero con su belleza, humildad y bondad, ya ven que luego viste armani, vive en una mansión casada con un hombre rico y bueno, ella, sin ser tan exitosa como él, pues es obvio que su cuerpo jugó de su lado y como virgen, se consagra a la vida casi de monja y la vida la recompensa. Si, si, todo junto, machismo, feminismo, esquizofrenia y megalomanía, fantasía, locura, bondad, humildad, pobreza, riqueza. Y que los morenos que son feos, sean los pobres buena onda o los malos ricos que matan al final. FIN.

En otra ficción, el Ministerio de la Verdad en Puebla manda deshacerse de los periódicos de las hemerotecas. Luego en la ciudad de la Alegría, rebautizada como cedemequis, o "the non-city estate that is a state, and that is a city and a City" (la no-ciudad inmobiliaria que es estado, que ahora es ciudad y Ciudad), el doblepensar del nuevo gobernador megalómano denominado MAME, dice que por beneficio de los ciudadanos está dispuesto a pasarse la ley por los webos, para que una obra millonaria de sus cuates se haga porque se haga. Igual que el doblepensar del presidente, cuando dice que el nuevo aeropuerto que destruirá una reserva ecológica será ecológicamente responsable.

O qué me dicen de la ficción de los Institutos Nacionales (de estadística o electorales) que manejan estadísticas psicohistóricas al estilo Hari Seldon y que son capaces de predecir con precisión casi atómica, no sólo quién ganará las elecciones sino con cuántos votos y porcentajes. O las otras instituciones, que adquieren tecnología de punta y que ni saben cómo funciona o la usan para fines perversos. Que ora recuerdan a los Estados-planetas que rodeaban Términus, como Anacreonte, ora me recuerdan a los niñitos que denunciaban a sus papás con el partido. Si porque, al final, los Estados Anacreontianos son curiosos y ridículos, manejan teconología muy avanzada para ellos mismos, que ni saben cómo funciona (como los cascos con cámaras de video que no sabían desencriptar), o cuando la usan no es para protegernos del crimen, si no para espiarnos como las cámaras del Gran Hermano.

En los mundos raros que nos tocó vivir, también el Estado quiere regular con quién podemos y con quién no podemos juntarnos en la vida; ha habidos casos donde los jueces, convencidos de hacer un buen trabajo hablan de que la gente "excede su libertad de expresión". O vemos con buenos ojos que el Estado use balas de goma y metal para cazar estudiantes que no han recibido su beca. Y es que nos hicieron como limosneros, un estado "paternalista" que nos enseño a estirar la mano para todo y que ahora nos trata como el proxoneta que siempre fue. Y nos exige trabajar más por menos. No es broma, México es uno de los países que más horas trabaja al año. Luego salen los economistas del Ministerio de la Abundancia a defender al Gran Hermano (que no, no es el gobierno, es el Sistema Capitalista) y dicen que trabajar más no es sinónimo de productividad y que OBVIO, estas personas que se parten el lomo durante mínimo 8 horas y que en grandes ciudades pueden gastar hasta 4 horas de su tiempo para ir a trabajar, no pueden ganar más. Y entonces no sólo trabajamos más, sino que ganamos menos. Tampoco es broma, México tiene uno de los salarios mínimos más bajos del mundo. Claro que en la visión tecnócrata y neoliberal, no es verdad, porque "en realidad" aunque el salario sea bajo, nadia gana el mínimo, aunque las estadísticas oficiales digan lo contrario. ¡Ajá! Regreso a mi punto, si manejamos las estadísticas podemos decir que no es cierto y que, no esperen, los blancos ganan más que los morenos. En México no hay negros. A los mexicanos nada nos embona. ¡Hey! ¿Ya vieron? Acaban de descubrir un tzomplantli en Templo Mayor, bueno, lo descubrieron hace 7 años. Ah si, ya atraparon al ex gobernador de Quintana Roo. Y sí, ya es el mes del orgullo gay. Por eso hay que protestar contra Venezuela porque allá viven un infierno socialista, algo que podría hacer el Peje en México. Es decir, aquí en México, gracias el Ministerio de la Paz, llevamos 200 mil muertos, incontables desaparecidos e incontables desplazados, como ningún país latinoamericano hoy, por una guerra contra las drogas [por cierto ya se puede drogar uno con fines terapéuticos y ya se puede cultivar mariguana eh, por si estaban con el pendiente], pero obvio todos los perjudicados de la guerra son malos, de esos morenos como los malos de las novelas, o como los chinos. ¡Pinches chinos come perros! Pero en México no estamos tan mal como en Siria, en Siria si están mal, pobres, es por el terrorismo. En México debemos estar agradecidos con el Gran Hermano, no perdón, con todos los políticos que se parten el lomo por nuestro beneficio. Esperen ¿de qué hablaba? Ah si, del salario y el trabajo. Pues eso, que tal cual como el Ministerio de la Abundancia, trabajamos un montón, producimos un montón, pero pues no es para nosotros ese montón [bueno, yo no, yo soy un webón que está becado y que se dedica a escribir, pensar, criticar, hacer un poco de investigación arqueológica y pensar que su trabajo salvará al mundo, obvio].

Imagen de la película 1984, basada en el libro homóńimo de Georges Orwell 

Y entonces todo esto se traduce en ubicuidad al por mayor. En la misma ciudad puede uno ir del siglo XIX al XXI, y de la pobreza a la riqueza en un sólo paso consciente. Por ejemplo en Polanco, donde enfrente de una plaza comercial está la pareja de indígenas vendiendo flores como solían hacerlo en el siglo X, mientras su hijo pide limosna en la salida del metro, mientras un vagabundo se masturba debajo de sus sucias cobijas que le regalaron en el Convento. Ahí mismo pasa el hipster con su iPhone 7 y sus Earpods, presumiendo su hoverboard con el que va al trabajo ahí cerca. Y en este mismo universo, se ve un poco más alejada una pareja de gringos que se han bajado de un coche convertible, admirando la entrada a una plaza famosa que ha hecho a bien poner flores de lavanda en la banqueta, y que luce una fuente en donde deambulan los valet parking. Ahí mismo, se ven otras personas que salen de la plaza, y que se dirigen a su casa en Huizquilucan, allá por Interlomas, seguramente judios, no lo se, pero no saben que ahí en la casa entre los quelites, poblaban antiguamente otomíes o nahuas que no creían en un sólo dios. Luego en vista casi telepática y panóptica, dirigiendo la mirada hacia las montañas del poniente, lejos del Anahuac que se quedó sin agua, los vemos partir en su Ferrari hacia su Casa Blanca, y como cococrilos en los pozos de agua que rodeaban los castillos medievales, vemos a los pobres que viven entre las barrancas observando hambrientos a la nobleza impávida, que sobre de ellos, cruza los ríos secos para dirigirse a la zona de sus castillos modernos.

Y así...

jueves, 8 de junio de 2017

Civilization MMXVII

Prólogo
Me voy a saltar todas las referencias a eventos en esta publicación. Voy a hacer como de opinólogo de periódico y sólo voy a soltar palabras que se unen entre sí y que crean más confusión y, con suerte, generarán mil dudas. Así que si quieren saber más sobre lo que digo o comprobar mis dichos,  use su buscador favorito y namasté. Puede leer sin leer la información entre corchetes.

Citadel



Preludio
Todo empezó a principios de abril cuando cuando Trump recibió  con bombo y platillo a Sisi, el presidente de Egipto, en Washington, y luego unos días después cuando Trump visitó Arabia Saudita. Pero podemos ir a 2016 cuando Peña Nieto realizó una visita de Estado a Arabia Saudita para reafirmar las relaciones con el país del Golfo Pérsico; algo que no había pasado desde la visita de Luis Echeverría en 1975.

Desarrollo
Hay 4 países que rompieron sus relaciones con Qatar porque consideran que Qatar es la cuna del terrorismo. Qatar es un pequeño país en la península arábiga, un poco más grande Singapur, pero en geopolitíca ahí se la llevan. Al mismo tiempo ISIS, ISIL o el EI, ataca el corazón político de Teherán y los EUA con Trump como representante, si no lo festejan, tampoco lo condenan. Y ahora, Arabia Saudita y Baharein le pide a Qatar que rompa con Irán porque supuestamente Irán también apoya el terrorismo.
Mientras tanto, en otra geografía, los ingleses que aceptaron el Brexit, hoy mismo votarán por perpetuar su sombra bajo la tutela de May y con las peores condiciones para el mundo y el Reino Unido; o, por el contrario, minimizar los costos sociales, políticos y económicos votando por Corbyn. Si gana May, no sólo habrá brexit, seguro el Reino Unido le entrará el desmadre en Medio Oriente, al cual le sumamos la crisis en Siria [que se debate entre el olvido, su gran dictador, los grupos terroristas nacidos por la invasión a Irak y Afghanistán y la guerra civil en Siria, y  la vida misma], el cagadero que dejaron los gringos en Irak [en donde George Bush vengó la derrota que sufrió su padre contra Sadam Hussein, no perdón, quise decir, donde los gringos aprovecharon el odio de Bush junior para atacar Irak y hacerse de su petróleo y su historia, no perdón, quise decir, para destruir el país en busca de armas químicas y de destrucción masiva como las que se hacen en EUA todos los días, no perdón, no encontraron nada; quise decir, donde liberaron al pueblo irakí de su dictador tirano que los oprimía, ah si, y llevaron la democracia], y el conservadurismo radical islámico en Afghanistán [que supuestamente se iba a erradicar con la invasión estadounidense por el control del opio, perdón, quise decir por permitir que sus empresas vendieran hamburguesas y papas fritas en Kabul, perdón, quise decir, para instaurar la democracia fiel a sus intereses, no ya, perdón, quise decir, acabar con los talibanes lidereados por Osama Bin Laden. Ya, ahora sí, creo esta es la versión oficial].

Intermedio
Al mismo tiempo se derrumba el teatro de la inmundicia y la impunidad en el establo terrorista de México, en el estado de México y el estado de Coahuila, generada por el Estado mexicano. Y es que ni en Coahuila ni en México [el estado que no es Ciudad, es decir, la entidad federativa, que es federal sin distrito federal pero que no es la el estado Ciudad, ni la ciudad-estado] parece que ganó el poder hegemónico, y ahora los panaderos del norte [que estuvieron a punto de criminalizar la protesta social salieron a protestar contra el fraude], y los morenos del centro [que llevan protestando más de 10 años, y que siguen creyendo en la fiabilidad del instituto electoral] hasta andan de compas para que no gane el RIP. En el ínterim, el Estado mexicano [o sea, el Estado de México, o sea, con mayúscula] lo mismo reafirmaba su sumisión a los vecinos del norte y la podredumbre política en los EUA, al invitar a Trump a México. Todo esto a pesar de que el otrora candidato a la presidencia nos había ofendido gravemente llamándonos asesinos, violadores y roba trabajos; un presidente que para dejar claro que el mayor logro de los EUA en época moderna es bombardear y alardear, presumió a la madre de todas las bombas en Afghanistán, uno de los países que, como dijimos, también dejaron hecho un cagadero.

Desenlace
Hace ya casi 200 años que en el Golfo Pérsico se gestó un estado fundamentalista islámico que los propios musulmanes del imperio otomano y aliados (incluido el pasha Mohamed Alí, en Egipto), repugnaban. Comprendía la mayor parte de lo que ahora llamamos Arabia Saudita, la cuna del conservadurismo y fundamentalismo musulmán y donde se encuentra la Meca y Medina y que cada año son visitadas por millones de fieles musulmanes. Hoy, Arabia Saudita, empoderado por Occidente más que por Oriente, pide a Qatar:
1) Romper lazos con los Hermanos Musulmanes
2) Romper lazos con Irán
3) Acabar con Al Jazeera
4) Romper lazos con, y expulsar a, integrantes de Hamas.
http://theantimedia.org/saudi-ultimatum-qatar-10-demands-24-hours/

Epílogo
Si han jugado Civilization, o de plano creen que la política actual se convirtió en un espectáculo hollywoodesco seguro llegaron hasta aquí. Ya sólo falta el Postscript y ya pueden continuar con sus actividades diarias.

Postscript
Estoy convencido que si Sherezada hubiera vivido en el siglo XXII, la situación actual de vendetta entre jeques, reyes y presidentes, hubiera figurado en algún cuento de las Mil y una noches. En este mundo podrido que nos tocó vivir, todo es política, pero parece que ya nadie es político. Me explico. Toda la política se ha convertido en grilla, en un juego de individuos que compiten por poder y dinero, parece monopolio de Estado y el Estado está lejísimos de la sociedad que los vota o apoya. Pero nadie es político, los ciudadanos olvidaron su rol en la sociedad que viven y su papel en el desarrollo de la misma. Ya lo dijo el difunto Bolívar Echeverría o inclusive el milenario Aristóteles, el hombre es un ser político. Pero parece que no, o que la evolución nos lleva a dejar la política a un lado. 

domingo, 28 de mayo de 2017

Historia de México en incisos, incisivos

    La siguiente lista es una versión resumida de la historia de México. NO ES ACADÉMICA, es perceptual y no quiere decir que así sea. Así que sobre advertencia no hay reclamo ¿cierto?
  1. Los indígenas llamados olmecas, el origen de Mesoamérica
  2. Los indios mayas ¿en verdad eran extraterrestres?
  3. Teotihuacan: historia de cómo la política corporativa destruyó el paisaje y colapsó una ciudad
  4. Las esplendorosas civilizaciones indígenas precolombinas. Los indios muertos que todos amamos.
  5. La Conquista y el origen del malinchismo
  6. La Colonia y el origen del fantocherismo
    Yo me siento español puro (cualquier cosa que eso sea)...
    - aunque haya nacido en San Chicozapote de las Tunas Negras, en el desierto de Arizona, de papá inglés y mamá china
  7. La insurrección de los criollos
  8. La insurrección de los mestizos
    1. Reconquista parte II. Los EUA
    2. Reconquista parte III. Los Franceses
  9. El cagadero de los mestizos
    1. Reconquista parte IV. Los Alemanes, Ingleses y Estadunidenses
    2. Reconquista V, el duelo final. Los EUA
  10. Inicio de la dictadura partidista.
  11. El milagro mexicano y los indios vivos que nadie ama.
  12. El hartazgo de las esplendorosas civilizaciones precolombinas
    The Aliens are back?
    Hell no!
    Quise decir;
    Historia de los indios manipulables e ignorantes que salieron de un universo paralelo y que nada tienen que ver con las "esplendorosas civilizaciones indígenas precolombinas". Que están al servicio del PRI y de Salinas "el inmortal" que no saben autogobernarse y que sólo son una distracción para que no votes por el el gran jefe no-indio Peje aka El Mesías AMLO
  13. Narcoera. El fin de las certidumbres y la entronización de los malinches y los fantoches.
    1. El Mariguanato: Fox y por qué no debes drogarte si eres presidente
    2. El Borrachato: CaldeRón y los placeres del alcohol
    3. El EPeNdejato: El empoderamiento de la ignorancia y la estupidez
    4. Rise of the Planet of the Apes, el juicio final
    La lucha del poder por el poder entre los mestizos (PRIANRDERENA y las castañuelas feat. ElbaQuadri "los rémoras" Gordillos y sus chiquillos de oro)
    ...Los suelen hacer de administradores de las empresas extranjeras que dominan México (ver inciso i.2, Reconquista V, el duelo final. Los EUA) 
  14. Época actual

 
Creative Commons License
Blog de ishiba by Israel Hinojosa Baliño is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 3.0 Unported License .