Buscar en este blog:

Trabajos de Investigación

Suscríbete via email

Para recibir por correo lo que hago en mi blog escribe tu e-mail:

Entregado por FeedBurner

Deseas contactarme?

Deseas contactarme?
Usa un lector de código QR!
Con tecnología de Blogger.

jueves, 24 de septiembre de 2015

Desperté en un 2015 que me recordó mucho a 1993...

De esas veces que te despiertas pensando que es el 2015 y resulta que abres tu ubicuo facebook para ver que estamos en una fecha estocástca por ahí de 1992-1993...

Si no fuera porque la URSS se desintegró o cayó el muro de Berlín o inclusive porque no hay un Sadam Hussein, aseguraría que hoy vivimos en un mundo como aquel de cuando iba a la secundaria. Claro que esto lo escribo en mi blog con conexión a FB y Twitter y no en una página perdida por ahí de Starmedia o Geocities, y claro hoy vivimos rodeados de Tabletas o Smarthphones con GPS* y su respectivo Whatsapp, y no con Messenger o una Lentium con lector de discos flexibles de 5 1/4 pero potentes 128 MB de RAM.

El mundo ubicuo del mexicano, ese de 2015 que según vivimos hoy, es vivir en una modernidad material en donde Apple por fin se destapa al público "normal" y finalmente Jobs alcanza la gloria, pero también es un mundo donde mucha gente conoce a Linus Benedict Torvalds o usa sin saber, algún dispositivo relacionado con Linux o UNIX. Y entonces esta modernidad bizarra nos regala "necesidades" que hoy se reproducen y copian con androides y nokias ensombrecidos por la mano de Gates que acepta echarse una cubetada de agua helada a petición de un chavito millonario. 

Y andamos por ahí los mexicanos, pero no todos, sólo algunos, sobre todo los que viven en las grandes ciudades del país, suponiendo que cada capital de cada estado es una gran ciudad....

Andamos, deambulamos, sonambuleamos, con esos aires aspiracionistas ochenteros al puro estilo de "a qué le tiras cuando sueñas mexicano" y Chico Ché y la Crisis pero sin Nirvana o Freddy Mercury y Montserrat Caballe cantando Barcelona.

Y cada día, sí, es como regresar en el tiempo. Imaginen vivir en época de las cavernas pero morirnos a los 80 años. Vivir primitivamente pero con motores de combustión interna, dispositivos electrónicos y comida sintética. 

Regresar en el tiempo. Bonita metáfora. Pero no. No regresamos. Andamos. Nos movemos. Adelante o hacia atrás, arriba o abajo, pero nunca regresamos. Imaginen un espiral que se contrae y se expande, eterno, sin inicio, tal vez sin fin. Ahí en el filo de la espira observamos nuestro pasado....el tiempo en México a veces creo que da vueltas como en un espiral a manera de resorte. Acumula fuerza y la libera. Vamos en curva perennemente. 

¿Cómo describir el tiempo histórico según lo veo [al menos para México+]?

En general la estructura del tiempo histórico se conformaría como lo hace el ADN y tendría un movimiento helicoidal. Imaginen una escalera sencilla. Ahora tuérzanla como si quisieran formar una escalera en espiral. Si lo hicieron bien, el resultado es una doble hélice, ora cilíndrica, ora cónica, con peldaños (en adelante puentes). Desde este punto de vista, el tiempo histórico se movería a lo largo de una de las largueras o hélices congruentes, X y Y, que corren paralelas asimétricamente por su relación con los peldaños o escalones.

Cada puente representaría un momento histórico, que puede ser efímero, coyuntural o de larga duración. Si, por ejemplo, vivimos en el tiempo de la hélice X, pero tomamos el camino de la coyuntura histórica "n", sería posible vivir el tiempo de la hélice Y. El tiempo histórico, aunque social, debe entenderse como una relación individual entre las helices X o Y y los momentos históricos. Dependiendo del tiempo histórico (hélice en que se viva), el individuo, ya sea colectivamente o individualmente, podrá o no, transitar por el puente del momento histórico para vivir en otro tiempo histórico.

Dada la complejidad del momento histórico afirmaría, como Braudel, que existen diferentes temporalidades y que, por lo tanto, el tamaño de los puentes estaría definido por una relación histórica entre la dimensión temporal y la dimensión social, en donde el puente puede ser muy "largo" y entonces separar el espacio entre hélices, o muy "ancho" y entonces separar el espacio entre puentes o momentos históricos. Por esta razón la forma general del tiempo histórico es diversa, a veces cilíndrica y a veces cónica.

Ahora bien, si las hélices representan el tiempo histórico y los puentes el momento histórico, y los individuos sólo viven en un tiempo histórico determinado y no en el momento histórico en sí, ¿cómo podemos definir a la sociedad en esta doble hélice? Precisamente por la relación entre la discontinuidad espacial de esta estructura temporal hipotética. Hélices alejadas indicarían que el puente es muy "largo" y que aleja a los individuos de una hélice a otra. Un ejemplo de este tipo de puentes sería la época colonial en América. Un proceso de larga duración que alejó una hélice de otra, impidiendo que sociedades enteras o individuos particulares vivieran tiempos diferentes casi ubicuos. De forma burda, sociedades primitivas versus sociedades modernas. A nivel social e individual, el puente o momento histórico presenta diversas rutas para transitar de una hélice a otra dada la complejidad de las relaciones sociales, por lo que un individuo "primitivo" podría pasar al tiempo "moderno" en un periodo relativamente corto, sin embargo, es el individuo y no el momento, lo que permite la transición. Por otro lado, el "ancho" del momento indica la extensión temporal del momento, el espacio de la estructura hipotética que separa un momento histórico de otro. Así pues, el momento puede durar 100 años o 1000 años (ancho del puente), pero el proceso y su impacto en la historia pueden ser poderosos y definir a una sociedad o individuos, por lo que la permanencia en una hélice determinada es previsible dada su separación con la otra (largo del puente).

Para terminar, tomemos como ejemplo un evento relativamente corto, como una guerra, para ver la otra cara de la moneda. La guerra supone una ruptura, por lo tanto, se considera que un momento anterior está en fase terminal o en crisis. Una crisis implicaría que la separación entre las hélices es mínima porque el proceso y su impacto histórico es reducido y ha dejado o está dejando de definir a una sociedad o individuos, y que por lo tanto es posible que se generen nuevos puentes, la mayoría efímeros o coyunturales en donde la sociedad o individuos pueden cambiar de tiempo histórico. Una guerra, en este sentido, podría considerarse como el momento histórico en donde las hélices X y Y tienden a juntarse, porque aunque su impacto social a corto plazo sea poderoso, el proceso "guerra" no es capaz de definir un momento de larga duración y por tanto es previsible que exista una indefinición social y particular de tiempos históricos.

Así pues, ¿hoy es 2015 y también 1992-1993? No. En todo caso, las hélices de esta espiral están demasiado juntas y es posible percibir de muy cerca un tiempo ajeno al propio, pero si está tan cerca, entonces tenemos crisis y si hay crisis, entonces es posible cambiar de tiempo. Aquí resuena el concepto de opciones históricas para el siglo XXI o la utopística. Al final, la cercanía a otro tiempo hace factible construir un puente para movernos de tiempo. ¿No creen?


*No insistan, está mal dicho "mapas GPS". Dixit.

+Aunque no exclusivo, prefiero manejarlo así porque así lo veo.

NOTA: Se hace énfasis en que el tiempo es particular de una sociedad o individuo. Es como el ADN, cada persona es única. Es decir, cambiar de tiempo no implica que cruzando el puente del momento histórico iremos por el tiempo de otro u otros. No. Tomaremos nuestro propio camino en el gran ADN histórico. Porque sí, porque hay una gran espiral en donde todos vamos pero cada quien va por donde puede y quiere. Quizá en el futuro, vayamos menos de forma individual y más colectiva.

No hay comentarios. :

Publicar un comentario

Sientete libre de opinar sobre el tema. Prometo no enojarme con tu comentario...jajajaja, bueno no se, depende...

 
Creative Commons License
Blog de ishiba by Israel Hinojosa Baliño is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 3.0 Unported License .