Ir al contenido principal

Entradas

Great North Run 2022 - Newcastle - In Memoriam

My Story Before having a stroke, María Rebeca Zamora Serdán used to knit all the time. Several sweaters, bookmarks, coasters, scarfs, furniture covers, etc., that are in her house were created by her (including the grey sweater that she is wearing in the photo on the right and all the knitted things around her photo). Unfortunately, after the stroke, my grand aunt was not able to knit again despite the fact that she tried. I think that she suffered this a lot because she loved to do it. I also think that people like her can benefit from better treatment that could have helped her to regain her knitting skills. It did not help that her stroke took place during the first lockdown, and access to better facilities and better conditions was very restricted. Fortunately, she was able to partially recover, but her health deteriorated, and I wish there would have been a better way to deal with this. By helping associations like Stroke, we might help a little bit with stroke research, and maybe
Entradas recientes

–Necesito un ubik. –¿Un uber? –¿Un qué?

Era la ENAH. Se reconocía fácilmente por su media luna y su auditorio. El auditorio cada día se me figuraba más a la parroquia de San Vicente de Paul en La Perla. En esa ocasión había un evento de feministas que repartían volantes a la salida del edificio principal. En el lagartijero había una congregación de alumnas que exigían un alto al acoso. Entre las escaleras y la entrada principal había una fiesta que parecía rave entre los puestos de garnachas que alimentaban a los estudiantes. El patio central del edificio principal, no era más que una extensión de ese pasillo largo que todos los días tenía cruzaba para dar clases. Bajando la escaleras la vi recargada en el pasamanos. Cuando me vio se espantó. Quise saludarla por instinto, pero sus gestos me hicieron pensar que quería estar lo más lejos de mi. Lucía pálida y vieja. Usaba peluca. Finalmente huyó de mí hacia los puestos de garnachas y yo fingí no conocerla. Era la primera vez en casi dos décadas que no la veía. De regreso a la

Los ahuejotes son como huauzontles gigantes

Introducción Se me ocurrió hacer una pequeña reseña sobre palabras como ahuautle, ahuehuete, ahuejote o huautli .  Esta reseña se las prometí desde el 3 de febrero y aquí va, chiquita, pero va. Ojo, mi lengua materna es español y esta reseña etimológica es relativa al Nahuatl «clásico», es decir, un idioma que como tal ya no se habla y sólo podemos encontrar en fuentes históricas del siglo XVI. Por diferentes circunstancias sociales, lingüísticas y pragmáticas para referirse a acciones, animales, objetos, entre otras cosas que no tenían símil en español, un montón de esas palabras «clásicas» se convirtieron en extranjerismos del español llamados nahuatlismos, y si bien en el Nahuatl contemporáneo, vivito y coleando, algunas de estas palabras son sinónimas o se parecen, siguen existiendo o se usan en su versión españolizada (e.g. ahuejote). No debemos olvidar que algunos significados han cambiado y por tanto algunas raíces etimológicas para un hablante de Nahuatl podrían resultar inco

La Fractura

Era un desierto. Por las mañanas salíamos vestidos con abrigos invernales. Al mediodía el abrigo se abandonaba en el escritorio godín o el banquillo maquilero. Sudábamos la torta de tamal o los chilaquiles con huevo con ese calor seco que abrasaba el pavimento liberando el olor tóxico y penetrante del chapopote. La Fractura de Verano cambió nuestra rutina. El abrigo lo cambiamos por una capa impermeable y un casco con máscara antimosquitos. El dengue asoló la ciudad. La Gran Inundación dejó la mitad de la ciudad sumergida por cuatro largos meses. El olor del chapopote se convirtió en olor putrefacto de agua estancada. Las pulgas de agua y los renacuajos asombraron a quienes nunca conocieron la periferia en los ochenta. Las botas de hule ya no eran objetos de moda sino accesorios para evitar una infección en la piel o evitar el reumatismo. Los niños se divirtieron jugando a los piratas o la isla secreta, usando basura para construir mini fuertes entre los charcos más someros. Mientras

¿A qué le tiras cuando sueñas, mexicano?

Les comparto este hilito sobre la rola ¿A qué le tiras cuando sueñas, mexicano? de Chava Flores Publicado original en  (っ◔◡◔)っ ★ 8 Nov , 22 tweets, 6 min read Sigue soñando, que el PRI ya no anda en zancos. En la década de 1970 (o quizá antes), Chava Flores compuso «¿A Qué Le Tiras Cuando Sueñas, Mexicano?», grabada (quizá) por vez primera en voz de Amparo Ochoa con Los Folkloristas.   En 1979, se hizo una película con el título «¿A Qué Le Tiras Cuando Sueñas, Mexicano?», haciendo alusión a la canción de Chava Flores. La película empieza con una versión instrumental de esta rola seguida de una versión cantada por Luis de Alba con muy mal playback En esta película aparece Chava Flores, aunque no como músico sino como barrendero de una escuela. Le doblan la voz y lo hacen parecer súper ñero. La música de fondo de la peli es interpretada por Luis Alcaraz.   dailymotion.com/video/x5rzppk