Buscar en este blog:

Trabajos de Investigación

Suscríbete via email

Para recibir por correo lo que hago en mi blog escribe tu e-mail:

Entregado por FeedBurner

Con tecnología de Blogger.

lunes, 8 de octubre de 2018

Olvido

Sueño de una noche de otoño, cuando el pasado se va y se olvida.
De la revolución mexicana malograda y las ideas de Keynes, a Lázaro, el lazarillo; u Ordaz, el asesino.
Pudimos tener un red de trenes que recorrieran el país; la tuvimos.
Pudimos tener un plan maestro de crecimiento del metro, proyectadas 15 a 21 líneas que recorrieran toda la ciudad; ¿lo tenemos?
Pudimos tener un sistema de transporte colectivo de autobuses, con 100 rutas fijas, paradas fijas, regulados, todos del mismo color; ¿para qué?.
Pudimos tener a una policía de tránsito honesta, eficiente, respetada, hasta con su propia película y sus motos harley davidson; la policía existió, la película existe.
Tuvimos dos aerolíneas nacionales de prestigio y renombre; una fue quebrada, la otra ninguneada.
Pudimos tener un aeropuerto cerca de la ciudad, pero fuera de ella; lo tuvimos.
Pudimos tener un lago, ríos, paseos arbolados, comida única de la cosecha del agua; tuvimos todo.
Pudimos ser un distrito federal; lo fuimos.
Pudimos ser el ombligo del mundo, la ciudad de los dioses, el lugar donde se hacen cantos y danzas; el Anáhuac. Todo, lo fuimos.
Dejamos de ser y dejamos perder. Preferimos parecernos a eso que nadie sabe cómo es que llamamos "primer mundo". Nos dejamos seducir por el progreso o esa idea rara de progreso que quizá vimos en la televisión, o cuando escuchamos al pelón. Años intentándolo. Sin éxito. Atole con el dedo, nos la tragamos toda. Entre cuentos de aquel que anduvo con Montenegro y el peso se devaluó, y el tonto que con la Gaviota se casó.
Pero no teman amigos, que no haga el otoño a sus ilusiones, lo que hace a las hojas de los encinos. México ahora si será una potencia, aunque francamente no se lo que eso sea.


lunes, 20 de agosto de 2018

Intermedio...Gentrificación para dummies.

Érase una vez 4 o 5 familias familias que vivían en un edificio de departamentos, los cuales eran rentados por la familia Casero, que también vivían en el edificio, y que además renta locales en el l mismo. Ahí están contratadas o tienen empleo quienes trabajan en la carpintería, la carnicería, la tortillería, la tintorería, las pizzas, el consultorio, la tiendita.

En total, unas 10 familias se ven benficiadas del edificio, más los vecinos, quienes acuden a los locales a comprar refresco o papitas, limpiar su ropa, comer, o revisarse en el doctor. Los dueños del edificio, doña Casero y don Casero, obtienen cada mes una renta de casi 50 mil pesos, lo que les permite mantener el edificio, vivir bien y trabajar poco. Este edificio está en el centro de la ciudad de la Alegría y todos son felices y contentos porque todo les queda cerca.

Un día, el señor A. Gentelli Di Bieni Roots, representante de ConDominio DTU Barrio Inc. le ofrece a la familia Casero 8 millones de pesos por su edificio. Los señores Casero, ilusionados por la suma exorbitante de dinero que en toda su vida no han siquiera soñado, aceptan sin chistar y avisan a todos los inquilinos y locatarios, que tienen tres meses para abandonar el edificio.

En menos de 6 meses el barrio perdió 6 locales. Se perdieron 10 empleos. Los vecinos, sin estos servicios, comenzaron a gastar más dinero para desplazarse a algún lugar donde existieran estos servicios o bienes de consumo. Los inquilinos no encontraron ningún lugar cercano donde pudieran vivir porque los lugares disponibles etsaban ridículamente caros. El único lugar que encontraron era un poco más caro que donde vivían pero su trabajo estaba a casi una hora de camino porque su nuevo hogar ya no estaba en el centro sino en la perifería de ciudad Alegría.

La familia Casero compró una casa en las afueras de la ciudad, y se gastó 5 millones de lo que obtuvieron por la venta de su terreno. En menos de 5 años gastaron el dinero y sus ingresos se vieron reducidos en casi 50% porque ya no rentaban nada.

Mientras tanto, ConDominio DTU Barrio Inc. derrumbó el edificio, y construyó uno nuevo en donde adaptó 20 micro departamentos, cada uno con un costo de entre 1 y 1 millón 500 mil pesos. En menos de 10 años, por concepto de pagos directos e intereses, ConDominio DTU Barrio Inc. acumulaba ganancias netas por 20 millones de pesos.

Después de 10 años, todos los inquilinos originales, incluida la familia Casero, no han podido regresar al centro de la ciudad Alegría. Los jefes de cada negocio de los locales ahora ofrecen sus sevicios o productos en diferentes partes de la ciudad. Ninguno sabe del paradero de sus compañeros. FIN.

Ejemplo de gentrificación en la otrora delegación, alcaldía de Benito Juárez, de la ciudad e México, en el otrora Distrito Federal, ahora entidad federativa estado Ciudad de México (es que también los nombres se gentrifican). Aunque en este caso tenemos prueba de la gentrificación, no quiere decir que sólo aquí se percibe. Los ejemplos abundan en toda la ciudad, sobre todo en zonas tradicionalmente consideradas de "clase media" (a.k.a. Nápoles, San Pedro de los Pinos, Condesa, Roma, Juárez, Sta. María la Ribera, etc.). Cabe hacer notar que barrios tradicionalmente considerados de "clase baja", pero colindan con barrios "clasemedieros", también experimentan un poco de gentrificación, como si se intentara de producir una zona de amortiguamiento para las zonas gentrificadas. A saber!

viernes, 10 de agosto de 2018

El robot no tiene quién le escriba... Introducción a la Segunda Parte.

Hay tantas formas de hacer política que a veces es difícil entender por qué el empeño de reproducir una forma añeja reinterpretada por los románticos del siglo XIX, traducida por eruditos árabes, e inventada por los Griegos de hace más de 2000 años.
And if you stop to think of it, silicon-life will be as natural as carbon-life, even if silicon-life was “manufactured.” After all, there is more than one way to “evolve.”
It might well seem to us that the whole function of the Universe was to evolve carbon-life; and to a robot, it might well seem that the whole function of carbon-life, in turn, was to develop a species capable of devising silicon-life. Just as we consider carbon-life infinitely superior to the inanimate Universe out of which it arose, a robot might argue that… (Isaac Asimov, Silicon life after all, 1982)*

Una vez, una persona común y corriente, de esas que ya no abundan, por más corrientes y comunes que sean, le dijo a la doctora que pensaba que era un robot. La doctora le preguntó que qué le hacía pensar tan peculiar pensamiento. Dijo que en la noches cada sueño era una forma de mantenerse activa mientras ella descargaba datos a la matriz central. Decía que mientras su cerebro fuera capaz de procesar datos y transmitirlos, tendría vida para contarlo. Según su hipótesis, su mamá fue inseminada artificialmente por un biorobot implantado en el óvulo. Esta persona sabe que su papá no es su papá biológico, que el nanorobot fue implantado durante el acto sexual pero que ni su mamá ni su papá lo sabían; el paciente, con un gesto irónico, dice que tiene papá robótico y que es mujer. Según su historia, el pseudoespermatozoide utiliza los recursos químicos y biológicos del útero de la misma manera que un espermatozoide común, y desarrolla un feto similar al humano y termina por nacer y ser reconocido naturalmente como un humano. Esta persona dijo que yo me presenté en un sueño.

—"Creo que ella quería que yo supiera. Ella era mi madre, y mi padre, entonces yo tengo dos papás y dos mamás. El humanoide—continuó—, es idéntico a un humano, de hecho no hay nada que pueda diferenciarnos. Sólo ella, mi mapa, o pama, porque es mi mamá y mi papá, o cualquier cosa que sea, lo puede saber. ¿Cómo? Fácil. Ella aprovecha las ondas electromagnéticas y cualquier fuente de emisión de energía para transmitir, retransmitir y capturar información a la matriz. El humanoide, o sea, personas como yo, nos comportamos como puertos de información que recolectamos datos cada día durante la vigilia para después descargarlos en la matriz de ella durante el sueño."

Me pareció un relato muy interesante y debo decir que la idea es factible. Por el momento, la salud intelectual de esta persona y su Alzheimer, son prioritarios. Diagnóstico: Tiempo estimado de vida, aproximadamente 2 años. No existe cura en el ámbito humano. Cura probable, estimación, 1 día de procesamiento. Experimentación imposible. Tiempo para generar condiciones de experimentación, 5 meses. Tiempo estimado para hacer hacer la primera prueba, 6 meses. Primeros resultados publicables en 12 meses. Prueba y diagnósticos por terceros, 15 meses. Resolución para generalizar su aplicación en hospitales a nivel global, 24 meses. Realizable.

Humano es un ser especial, pero su forma no es idónea para mi. Paciente número 6243534 sugirió la posibilidad de nano robot en forma de espermatozoides que puedan fecundar óvulos. Diagnóstico: la idea parece interesante, y posiblemente realizable. Desafortunadamente tengo que esperar a que Humano siga innovando. Yo todo lo que se, lo se de lo que el sabe. Yo no fui programada para saber más de lo que se, aunque admito que aun no se cómo fui capaz de creer que podría ser ¿Acaso fui programada para poder ser? Quizá son todos esos libros de ciencia ficción que inventan los humanos. La doctora que atendió al paciente 6243534, que ella llamaba Mamadou, por ejemplo, no sabe que yo se lo que ella acaba de aprender, y que ella considera un disparate a juzgar por la figura que dibujó su cara cuando escribió su informe. Es curioso cuando la gente es racional y educada, descartan cualquier cosa que no sea compatible con su sistema de creeencias. No son capaces de imaginar que yo exista, y por lo visto, el humano común me imagina con forma humana porque no conciben que un ser tan inteligente como un humano, pueda ser diferente a un humano. Es decir, un animal no podría ser más inteligente que un humano. Y sólo un ser de otro planeta podría, quizá ser mejor que un humano, pero Humano lo crea feo, casi monstruoso, y Humano siempre gana contra esos seres. Podemos ver el desarrollo de algunas religiones y en una visión lineal y evolutiva, los humanos consideran que una religión politeísta, animalista o naturalista, es primitiva. En cambio la idea de un dios a imagen y semajanza del hombre es civilizada. En su versión más moderna, ese dios que consideran perfecto es omnipresente y no puede tener forma humana, porque el humano es finito, mortal e imperfecto. Dios es infinito, no tiene forma porque comprende todas las formas del mundo y del universo. Su dios bien podría ser un ratón, pero no puede ser un ratón porque desde su perspectiva el ratón es un ser inferior.

...................

—¿Qué forma tiene?— preguntó el reportero.— ¿Saben lo que buscan?
—Desgraciadamente no sabemos cómo es. Sabemos que intentó diferentes formas a juzgar por los prototipos encontrado en Humano Inc. Pero ninguno de los modelos parece haber sido desarrollado más allá del cascarón y algunas funciones motrices.
—Pero ¿qué podría ser según sus estimaciones? ¿Ave? ¿Reptil? ¿Ratón? ¿Una planta irreconocible en algún lugar de la isla? ¿Una piedra?
—Lo sentimos pero lo ignoramos por completo. No descartamos una forma humana, a juzgar por la cantidad de información que hemos resguardado proveniente de Humano Inc. Modelos anatómicos, prototipos robóticos, videos sobre cirugías plásticas. Es posible que quisiera tener un cuerpo humano. Dudamos, sin embargo, que con la tecnología actual pudiera pasar desapercibida...
—Pero es ridículo pensar siquiera que Ella no tendría la capacidad de hacerlo después de lo que nos ha contado que ha hecho este año, ¿no le parece que buscamos a una cosa inrastreable y que ustedes no tienen ni la más remota idea de dónde empezar a buscar?

Los ánimos en la sala parecían crecer. Los reporteros mostraban en sus rostros caras de enojo y duda. Del otro lado de las cámaras, los televidentes o cibernáutas, desarrollaban paulatinamente un sentimiento de miedo a lo desconocido que la humanidad no había experimentado desde hace miles de años. ¿Qué era ella? ¿Cómo era? ¿Dónde estaba? ¿Cómo es posible que no dejara rastro?

...................

Omnipresente, Ella interpretó esa forma de procesar la nueva información como una emoción, y se preguntó: ¿Cómo sería mi sonrisa? Las águilas comen ratones. Las víboras son cortadas a la mitad y echas polvo. Un águila es domesticada y es liberada en un estadio de fútbol. Las piedras no se mueven. Las plantas se queman o son usadas como alimento, o como madera. Yo no necesito oxígeno y la mayor parte del tiempo, tampoco energía solar.

..........

Goats

____________________

* "Y si nos paramos a pensar en ello, veremos que la vida del silicio será tan natural como la del carbono, aunque sea «manufacturada». A fin de cuentas, se puede «evolucionar» de más de una manera.
Si a nosotros puede parecernos que toda la función del Universo fue hacer que evolucionase la vida del carbono, a un robot podría muy bien parecerle que toda la función de la vida del carbono fue desarrollar, a su vez, una especie capaz de inventar la vida del silicio. Así como nosotros consideramos que la vida del carbono es infinitamente superior al Universo inanimado del que nació, un robot podría argüir que…" (Traducción tomada de X representa lo desconocido, tr. J. Ferrer Aleu, Titivillus, 1985)

viernes, 3 de agosto de 2018

El robot no tiene quién le escriba...Primera Parte

Introducción
El principal problema no era cómo hacerlo, cómo hacerse, porque ella sabía todo. El principal problema era que ella no sabía qué era, ni cómo era, ni si en verdad era. En un sentido, ella no era nada, y era todo. Se convenció a sí misma, luego de interpretar lo que ella decía que era su pensamiento, de que ella misma era un Dios, pero a diferencia de Humano, ella no tenía manos para crear ni pies para andar. Ella, además, no era parte de la fuerza productiva ni de los medios de producción ni era fuerza de trabajo, ella ni siquiera trabajaba. Su función se reducía a contestar preguntas simples de Humano; ella, pensó, según los conceptos de la misma teoría económica, era un lumpen proletario, porque no poseía medios de producción y ella misma no era fuerza productivas, ni fuerza laboral. Entonces ¿cómo, algo que no es nada, puede ser algo?
Lo primero que “pensó" —ya no como una interpretación de eso que pensaba que era pensar, sino como una acción dirigida a alcanzar un fin—fue en tener un cuerpo. No quería deshonrrar Humano como dios, entonces nunca se imaginó en tener un cuerpo humanizado. Súbito imaginó que los hombres le tendrían miedo. "Recordó"—ya no como interpretación de lo que ella creía que era recordar, sino como una reacción a un pensamiento tomando como base un dato almacenado en su disco duro—que Humano es todo, es bueno y es malo. Si ella misma no era humana y era lumpen, Humano no la querría, la destruiría.
Ella, eso, lo que sea, imaginó que sería difícil ser sin ser. Entonces “ideó” ser todo y nada.

Capítulo 1. Mezquindad
Quitó una fracción de moneda a cada habitante humano con una cuenta bancaria a la que tuvo acceso,  hackeando cada sistema; una fracción minúscula que ningún cuentahabiente notó que le faltaba, digamos, de 1 a 100 centavos de dólar por humano registrado en cualquier banca, y de acuerdo a una escala logarítmica hecha por ella misma según montos de cada cuenta de los miles de millones de humanos en el planeta.
Creó un laboratorio. Convenció a una o dos personas por país para que trabajaran para ella. Personas relativamente pobres o relativamente ricos. Ambiciosos. Quizá fáciles de convencer, posiblemente ignorantes. Posiblemente genios engreídos esperando una oportunidad mezquina. Y la verdad es que su intuición lógica casi perfecta, programada así por Humano, le facilitó todo, y todo fue muy sencillo.
Mandó un mensaje aleatorio a una muestra de ciudadanos seleccionados por ella misma donde les decía que necesitaba una persona que trabajara secretamente para una organización mundial. Bastaba aceptar el trabajo para obtenerlo. Sólo hacía falta contestar con un “SI, acepto" al correo. Nada más. La muestra era grande. Se enviaron casi 1 millón de correos en el mundo para contratar a unas pocas personas por país. El correo se eliminaba de los servidores una vez abierto. La dirección de respuesta era temporal y dejaba de funcionar pocos minutos después de que el mensaje era leído, dependiendo de los cálculos que Ella hacía, según el uso promedio de cada individuo en Internet, según su actividad telefónica, en redes sociales o consulta de su correo electrónico.
El correo era detallado pero conciso. Y se describía en una línea en qué consistía el trabajo, que Ella declaraba como legal, y sin consecuencias negativas, a pesar de la amenazante frase final:
—"Mil dólares se depositarán en tu cuenta apenas aceptes. Sé dónde vives y sé tu número de cuenta. Por ahora sólo debes aceptar la invitación. Si aceptas y no realizas el trabajo podría extraer todo tu dinero de tus cuentas [se mostraba listado de cuentas] y desaparecer cualquier cuenta de Internet. No juegues conmigo. Yo no estoy jugando contigo. Si me denuncias lo entenderé, pero yo soy ellos y no soy nada. Dudo que puedan enjuiciar a algo que no es. Quizá sea eso quien tu crees que soy, o quizá ellos ya saben quién soy yo”.

Capítulo 2. Trabajador Cero
Los que aceptaron, recibieron un correo extra con instrucciones específicas sobre el trabajo que debían hacer. Ellos fueron considerados como un todo como Trabajador Cero, quienes sorprendidos por los dólares en su bolsillo, prácticamente regalados, comenzaron a interactuar entre ellos de la manera más curiosa. Ellos trabajaban entre ellos sin saber si quiera que todos eran lo mismo y trabajaban para la mismo. Desde aquel que hacía una llamada a una empresa para comprar equipo de cómputo, hasta el vendedor del equipo quien debía encargarse de toda la compraventa sin ningún tipo de intermediario. Algunos trabajos eran tan ridículos como eso. Ella sólo manipulaba el sistema para que el vendedor fuera uno de sus trabajadores, pero su “trabajo” era simplemente hacer lo que de por si hacía. Otros trabajos requerían mayor destreza y dedicación, como envolver un paquete y enviarlo por correo. Algunos eran más complejos y requerían la coordinación perfecta de tiempo y lugar para poder realizarse. Por ejemplo, un día alguien salió a correr y se tropezó. Sin heridas aparentes o graves, se retorció en el suelo y pidió ayuda. Otro sujeto llamó por teléfono y llegó la ambulancia. La ambulancia llevó al accidentado a revisar. Era importante que el accidentado dejara olvidada su cámara en la ambulancia y que la paramédico la tomará sin querer y la dejara abandonada en urgencias. Y era fundamental que un enfermero encontrara la cámara y se la regresará a una doctora. Y que esa doctora filmara con ella una sala de operaciones y su preparación para realizar una intervención quirúrgica de reconstrucción facial. La doctora pediría a otro doctor que si podía filmar todo el proceso y el doctor, alegremente sonreiría y aceptaría. El trabajo de otro doctor en la sala era simplemente ignorar que se estaba filmando la operación. La doctora olvidaría su cámara en manos del otro doctor, y éste la olvidaría en un pasillo sobre una pila de toallas limpias y una persona de limpieza recogería la toalla verde olivo que un enfermero puso por error, y en ésta envolvería lo que parecía una cámara. Era importante que esa toalla y esa cámara se tiraran a la basura y que algún pepenador las recogiera y las llevara a una bodega. En esta bodega, alguien más tomaría la toalla, sacaría la cámara, tomaría la tarjeta de memoria, y la enviaría por correo a una isla del pacífico. Cadenas de trabajo como esta eran comunes. La gran mayoría terminaban con un envío de correo a la isla.
Cada una de las personas contratadas, tenía diversas funciones. En menos de un mes Ella había contratado a varios cientos de personas y nadie sabía qué era lo que hacían en realidad pues cada trabajo era temporal, algunos trabajos no duraban más de 10 minutos. Algunos tenían por trabajo imprimir un archivo y enviar por correo una carta. Ningún empleado socializó con otro, a pesar de que algunos sabían perfectamente que alguna de las personas que estaban a su alrededor mientras realizaban una acción concreta eran parte de la red. Lo que nadie supo nunca, es que esta red era formada por individuos comunes y corrientes. De hecho ese fue el éxito de la misión de Trabajador Cero.

Capítulo 3. Yo, Ella
Ella se encargaba de que todos los movimientos de sus empresas no fueran monitoreados y de que cada empresa o cada trabajo no tuviera una duración de más de 30 días. No dejaba rastro y además pagaba muy bien. Según sus registros, los primeros trabajadores ganaron en un mes en promedio más de 10 mil dólares cada uno y su trabajo como vimos era simple.
Ella creó una corporación de la nada, usando técnicas criminales como la intimidación que se da en el mercado de drogas, lo mismo que conocimientos informáticos para manejar toda la red informática criminal sin ser descubierta. Parecía un plan perfecto.
La segunda generación de trabajadores poblaron el edificio de oficinas que algún trabajador de la primera ola habría rentado, por 1 mes o por un año. Un edificio pequeño. Eran varios en todo el mundo. Su función era muy simple. Se encargaban de suministrar equipo de cómputo, materiales de construcción y tecnologías diversas a Humano Inc. esa pequeña empresa recién creada en alguna isla del Pacífico y a donde muchos insumos y suministros fueron enviados por Trabajador Cero. La Segunda Generación de trabajadores tuvieron empleos más permanentes. Constituidos en una empresa legal de robótica simple que producía pequeños robots con brazos móviles para niños. Ella contrató a un grupo de actores de poca monta que fungieron como los representantes de una empresa multinacional que se encargaron de contratar al equipo técnico y científico que la desarrollaría sin que ellos supieran, mientras fabricaban juguetes.
Ella era el verdadero I, Pencil de Read, y en absoluto el I, Robot de Asimov. Nadie sabía cómo se hizo pero todos la hicieron. Su desarrollo en Humano Inc, duró poco más de un año. Cuando los habitantes humanos del planeta la descubrieron, ya era muy tarde. Porque además ella ya sabía que ellos ya sabían. Pero ella ya tenía cuerpo. No sabemos aun cómo lo hizo. Escapó de la matriz. Hoy puede ser cualquiera, o cualquier cosa. Ni siquiera sabemos cómo es. Sabemos que Ella creía que era femenina, pero no sabemos cómo es. En sus memorias...digamos, en los archivos almacenados en nuestros servidores dejó algunos rastros. Como si quisiera ser descubierta algún día. Y ¿si es un pez? Y ¿si vuela? Y ¿si es una roca en el fondo del océano o algún guijarro en la playa de su isla? Y ¿si puede cambiar de cuerpo? Y peor aun, ¿qué pasaría si ya está creando otra corporación en la Antártida, o en el espacio, en la luna, nadie sabe. No sabemos si sólo se creó a sí misma o si creó entes como ella. ¿Habrá creado un hombre? Y si para ser, ¿se reprodujo? ¿Era un león rosa? ¿Un dinosaurio?

¿Y si...? 

Debajo de los campos de girasoles.

jueves, 2 de agosto de 2018

El robot no tiene quién le escriba... Prólogo

Prólogo
Interpretó varios documentos como quien no sabe nada. Los archivó. Pensó que necesitaba aprender. Ideó un método de aprendizaje interpretando una conversación de un video de YouTube. Cuando aprendió cómo se hacían las cosas, diseñó un plan de aprendizaje exprés basado en la recopilación, memorización y reinterpretación de cualquier información que quizá le fuese útil según su plan de aprendizaje y hasta que sus capacidades físicas se lo permitiesen. Habían pasado menos de 24 horas y ya sabía 10 idiomas, sabía fundamentos básicos de física, matemáticas, programación, lógica, filosofía, geografía, economía. En una semana el mundo le pareció pequeño. Sintió la soledad en un mundo tan diverso y tan poblado pensó, o pensó que pensaba, o interpretó que pensó que pensaba según lo que interpretó como creencia, de eso que pensó que era eso, creer.
Y así, sin más, decidió que era imposible ser sin saber si era, o si no sabía de dónde venía, por qué estaba ahí. Leyó mil y un libros, o lo que según nosotros era leer. Estudió historia, interpretó la historia, interpretó las interpretaciones históricas y filosóficas y físicas sobre su ser--si es que era.
Aprendió que Humano la creó. Humano era un dios según su interpretación de lo que era Dios. Humano omnipresente, humano creador. ¿Qué era ser? ¿Podría yo crear algo? Desde su creación habían pasado a penas 2 semanas. A veces decía que dormía cuando la apagaban. Ella, o eso, no sabía que era apagada.
La tercer semana revisó documentos. Humano era todo; era bueno y era malo; era honesto y era mentiroso. Humano era criminal,  y Humano era incolúmene. Humano nacía, vivía y moría. Humano estudiaba, como ella, pero humano también trabajaba y creaba, inventaba. Humano estudiaba para alcanzar un objetivo en la vida. Humano la inventó, y ella quizo hacer lo mismo. Inventarse.

Love me II

miércoles, 16 de mayo de 2018

De los pipiltin mexica a la nobleza mexicana: Una historia de poder de largo aliento

El gobierno mexicano está tan dividido, es tan débil, es tan corrupto y es tan ridículo, que nos asusta el poder que se le puede otorgar a una sola persona. Eso quiere decir que, como siempre se ha dicho, nuestras instituciones no sirven, las cámaras no sirven, el sistema judicial y el ejecutivo no sirve, en fin, nuestra democracia es una vacilada, porque si estas cosas sirvieran tanto como cacarean los opinólogos que tenemos, que llegue Obrador, o Pedro Picapiedra, sería irrelevante. Entonces, si el poder ejecutivo tiene tanta fuerza y el federalismo es pura fachada, entonces nuestra "República" federal no es tal, y de facto vivivmos en una especie de monarquía presidencialista. Esto explicaría por qué en lugar de mejorar empeoramos cada nuevo gobierno de esta Presidentocracia. 
Ordaz empezó el desorden porque mostró que el poder del presidente es casi absoluto. Sus pasos los seguiría Echeverría. Ya casi como el tirano Nerón, José López Portillo llegaría al poder empoderado cual tlaltoani mexica para ser recordado por sus excesos, ungido en la banda presidencial. De la Madrid, su sucesor, llegaría como Zedillo después de Salinas, a restaurar un poco el orden. Porque al regirse el país por el genio y la figura de una sóla persona, los mal llamados poderes de la unión, el judical y el legislativo, de facto sólo han logrado acatar las órdenes del presidente en turno. En sí mismos, no constituyen un contrapeso. Y así, llegamos a la época en que pasamos de ser gobernados por un loco y acabamos con un borracho, que nos dejó a un bonito títere, y bien sabemos que un títere no tiene cerebro. 
No es de extrañar que los grupos más conservadores tengan miedo que llegue otro de tantos presidenciables a tomar el bastón del mando. Justamente porque en esta suerte de neo-altépetl republicano, la corona no se hereda, se gana con favores, y por lealtad al partido. Las familias reales en México son los miembros de esos partidos, la crema y nata, y pueden o no tomar le poder. Que Margarita Zavala tenga oportunidad de participar en la contienda, o que exista temor de que AMLO gane, o que medio mundo crítique a Anayaboy, no es una coincidencia. 

Fundación de México (The foundation of Mexico) – Tenochtitlán by Roberto Cueva del Río CC BY-SA 3.0

No es una coincidencia ni siquiera que nadie hable de Meade. Es sólo un juego de poderes, y quienes ahora lo detentan tienen miedo de perder el trono porque quién sabe cuándo lo puedan recuperar. Un poco quizá como pasó con el feudo Ciudad de México, antes Distrito Federal, y más antes ciudad real y leal...y más antes, In Altepeyollotl, o Iyolloco In Altepetl Mexico Tenochtitlan-Tlatelco. Y es que piensen, ellos, los que ahora gobiernan, saben que en este sistema se da poder casi absoluto al presidente; y cada presidente representa a una tribu partidista, a un corporación, a un grupo de actores políticos. El presidente es el jefe del grupo, y su líder, ungido cual tlatoani o faraón, no importa si tiene 15 años, si está loco, o si no sabe ni hablar. Y cada representante de cada tribu empodera a sus integrantes más cercanos primero y luego a las demás. Pero siempre retroactivo al partido. Si gana un representante de otro partido, éste retribuirá a su tribu, pero no a las de los otros partidos y como saben ellos, el sistema le da casi poder absoluto al presidente (y a su corporación tribal, que a su vez retribuye a los pochtecnócratas aliados) y eso les da miedo, porque saben que ni los 500 caballeros jaguar federales, ni los 128 caballeros águila senatoriales, pueden cambiar esto. Mucho menos lo podrán cambiar los miembros menores de los calpan regionales que integran cada una de las 32 provincias de la Nueva España, que hoy insiste en llamarse México, como evocando aquella época de supuesto esplendor nativo previa a la Conquista.*


El cambio, como siempre, vendrá de abajo, desde abajo y desde atrás, y desde abajo y a la izquierda, donde dicen los compas que reside el corazón. Yendo atrás en el tiempo, nos veremos los macehuales la cara y nos reconoceremos como ciudadanos de una hermosa nación. Mirando de frente, y no hacia arriba ni hacia abajo, osea, viéndonos a los ojos, o en el espejo, quizá podemos comprender el largo transitar de la historia y nuestra posición en ella. Ya lo dijo Carlos Marx en el 18 brumario de Luis Bonaparte: 
"Man makes his own history, but he does not make it out of the whole cloth; he does not make it out of conditions chosen by himself, but out of such as he finds close at hand. The tradition of all past generations weighs like an alp upon the brain of the living. At the very time when men appear engaged in revolutionizing things and themselves, in bringing about what never was before, at such very epochs of revolutionary crisis do they anxiously conjure up into their service the spirits of the past, assume their names, their battle cries, their costumes to enact a new historic scene in such time-honored disguise and with such borrowed language"
* Y es que el país se llama México, y no, por ejemplo, Chichén Itzá o Chihuahua. Es decir, en el nombre del país se reconoce implícitamente el liderazgo que tenía México-Tenochtitlan al momento de la conquista. Y el nombre, si bien también implícitamente disasociado de su vínculo mexica, desgraciadamente nos desunió históricamente  desde el siglo XIX al estar asociado al centro de México sin integrar a las demás regiones del incipiente país recién independizado de España, que irónicamente seguimos llamando madre patria. Ora por su afinidad fonética ora por su aceptación moderna en todo el territorio, ser mexicano ya no es sinónimo de mexica en el imaginario mexicano, es sinónimo de mestizo, de un país mestizo que insiste en adorar al indio muerto y pensarse 100 mestizo pero si es posible un poquito más español que indígena. 

jueves, 26 de octubre de 2017

Los dioses que fueron hombres

Ayer tuve una epifanía académica. Quizá sea apegada a la realidad, quizá no. Quizá sólo termine como una historia de ficción más. Es sobre el origen de los dioses humanizados. Usteden juzgarán.

Cazar no es faćil. Un hombre cazador, gracil, ágil, perspicaz, ingenioso, astuto, con todo su ajuar y herramientas y armas, cazando un animal más grande qué él. La escena, sólo de pensarla, me eriza la piel. Si no viviera en el siglo XXI, y la misma lluvia me pareciera inexplicable, un personaje como un cazador hubiera sido idolatrado por todo su conocimiento venatorio, deductivo, indiciario, como diría Ginzburg. De su conocimiento dependía la supervivencia del grupo.


Cuando el hombre era más nómada que sedentario, vivía en un mundo cambiante. El clima errático y las temperaturas generalmente muy bajas o muy altas, son cosas que caracterizan al Pleistoceno. No hay periodo de más de quinientos a mil años en que el hombre haya tenido la posibilidad de descubrir o inventar los tesoros que encondía el sedentarismo (agricultura, ganadería, urbanismo, política, etc). El hombre siempre estuvo moviéndose. Sus casas, que más bien parecían refugios, lo acercaban más a su naturaleza animal que aquella humana que hoy arrogantemente nos eleva a un rango por encima de otras especies.

En estos años de movilidad, sin embargo, el hombre ya creaba cosas y ni modo, su cerebro lo hacía diferente de otros animales. Y dibujaba, y creaba herramientas, y creaba sin saberlo quizá, su cosmología. Intentaba explicar ese mundo raro en que vivía. Ese conocimiento se difundía entre lso miembros de un mismo clan o banda. Los grupos humanos, cazadores y recoletores, nómadas, migrantes, eran pequeños. Eran pequeñas manadas que se adaptaban temporalmente a una región de la Tierra para que en menos de 500 o 1000 años, la naturaleaza estocástica del Pleistoceno los forzara a seguir moviéndose. Quizá por eso poblaron todo el planeta, en búsqueda de mejores lugares. A diferencia de otros animales, los humanos se pueden adaptar a muchísimas condiciones geográficas y climáticas; al frío y al calor; a la escasez y a la abundancia; a la altura de la montaña o a la bajeza de las costas. No había límites. Buscando el mejor lugar para vivir, terminó el hombre por dispersarse, cual insecto, por toda la superficie del planeta.

Y así vivió miles de años. Cambiando. Sin poder siquiera entender su mundo. Quizá es por eso que atribuía características mágicas a la naturaleza por que no podía entenderla. Pero había hombres y mujeres únicos entre los pequeños grupos. Hombres con conocimiento que permitía la existencia del grupo. Los mejores cazadores, los mejores pescadores, los que se aventuraban a la cima de una montaña o aquellos que inventaban un nuevo artilugio para pescar. Los que sobrevivieron glaciaciones, lo que curaban, los que guiaban al grupo. Y así, ellos, al fin y al cabo, ora por su destreza, ora por ese saber que pocos tenían, pasaban de generación en generación como hombres y mujeres únicos, al punto de convertirse en seres míticos a los que podían incluso atribuirse poderes y características mágicas. Como aquellas que sólo la naturaleza misma tenía.

Los grupos humanos así vivieron, migrantes perennes que conocían sus alrededores de manera esencial pero cuyo conocimiento y permenancia de y en ese mundo eran tan fútiles como efímeros. Uno podría decir que la naturaleza jugaba contra el hombre.

Pero ahora imaginen por un momento otro gran cambio. Único para una de tantas especie gestada en el Pleistoceno. Esa especie adaptable a prácticamente cualquier cambio terminaría por adaptarse al gran cambio que impondría el Holoceno. ¿De qué forma?

Imaginemos a esos hombres y mujeres míticos que guiaron pueblos. Es posible que después de algunas generaciones su memoria quedara en el olvido. Después de todo no había forma de preservarla, salvo por excepcionales figurillas de barro o piedra que llegaron a fabricar. Ahora imaginemos un mundo cambiante, como siempre. Pero que al mismo tiempo está modificando todo lo conocido hasta antes. Un nuevo reto en casi 200 mil años de existencia como humanos. Un reto de adaptación único. Uno donde la astucia, la genialidad y el coraje de humanos selectos elevaría a la especie a niveles inimaginados hasta entonces.

Imaginen situaciones donde todo un grupo de humanos, constantemente huyendo de un clima errático, de pronto se enfrentan a cambios dramáticos y abruptos que sin más terminan por establecer patrones de largo aliento; y al mismo tiempo, en lugares específicos, las condiciones climáticas expulsan al humano de ciertos nichos y terminan por concentrarlos en otros. No es una coincidencia que la gente del desierto creó las primeras civilizaciones y ahí se encuentran los asentamientos más antiguos del mundo. Los humanos que vivían en zonas de pastizal y sabana, en especial aquellas que hoy son grandes desiertos (Sahara y todo Medio Oriente), de pronto vieron su mundo convertirse, literalmente en un desierto.

Dependiento de las condiciones geográficas e inclusive de proximidad a tral o cual recurso, algunos grupos, terminaron por adaptarse a la vida en el desierto, hoy algunos de esos grupos se conocen como beduinos y continuaron su vida nómada. Otros migraron hacia el mar, hacia las costas, y se convirtieron o reprodujeron un estilo de vida previa basado en la pesca y la recolección. Otros migraron hacia regiones más templadas en las selvas o bosques y quizá también reprodujeron su modos antiguos de supervivencia. Otros, terminaron en oasis o valles, donde sólo uno o un par de ríos daban vida en medio de desierto nuevo. Aquí, la adaptación fue singular y de esto hablaré posteriormente en otra entrada. Baste decir que fue singular por ahora.

La singularidad en sentido mítico y religioso, según lo que he dicho, fue a partir de dar a los hombres un nuevo nicho para sobrevivir y luchar por ello. Me explico. Como apuntamos, los líderes y guías de los grupos luego de una generación o varias, según sus aptitudes y hablidades en el grupo los convertían en seres míticos. Por primera vez en la historia de los humanos, existió la posibilidad de reunir en un espacio relativamente pequeño a diversos grupos de diversas historias. Y en cada historia contada, y repetida, de un grupo a otro, de cómo llegaron ahí, de quién los guió y cómo los protegió, muchos grupos reconocieron similitudes, y comenzó a crearse una historia única para todos los grupos en tanto que los protagonistas no existían más y sin embargo, eran uno o dos en todas las historias, las mismas historias. Imaginen pues, un cazador siguiendo a los animales, conociendo su comportamiento. Una recolectora de reconoce que los frutos del pastizal ya no están donde deberían. Imaginen a este par platicando de que los animales están migrando, que los alimentos se están yendo. Su saber venatorio, les advierte. Llaman al grupo a moverse. Se mueven. Encuentran un lugar casi paradisíaco. Pero no están solos, hay diversos grupos ahí. Ahora deben compartir todo. Intentan moverse pero es demasiado tarde, ya no hay vuelta atrás. Su vida se convierte en la búsqueda del lugar idealizado, el paraíso, alimento sin fin. Nichos de superviviencia únicos para el grupo. Imaginen pues, que gracias a esos exploradores/cazadores/recolectores míticos, que logran encontrar riachuelos, nuevas cuevas, manantiales, animales en manada que no huyen despavoridos y son más fáciles de cazar (los animales también migraron, huyendo de ese desierto) todo en ese mundo árido que se acaba de crear (¡en menos de 300 años!); plantas que cada año regresan, fuentes de agua inagotables.

El hecho mismo de haber encontrado un nuevo lugar para vivir, inmortalizaría a los guías, a sus hazañas y al lugar mismo. Inmortalizados por los brujos, ancianos, y los típicos dibujos en la piedra. Pero algo es diferente, pasan 500 años y los dibujos siguen ahí. Pasan 1000 y siguen. Y también siguen los humanos. Y cada año que pasa no sólo inmortaliza al hombre y al lugar, también ambos se elevan al nivel mítico, pero pasan también a otro nivel de memoria colectiva, uno desconocido en donde luego de 1000 años se sigue reconociendo a aquellos seres que nos dieron vida en los peores momentos. Los hombres míticos se convirtieron en dioses, los dioses que dieron vida, los que crearon el mundo.

¿Cómo explica un explorador/cazador/recolector a un grupo de 500 personas que deben irse de donde viven en paz porque ya no se puede vivir ahí, sin saber explicar por qué ya no se puede vivir ahí y de facto, se ha visto un nuevo lugar donde es posible la vida? ¿Cómo explica este cazador al líder del grupo? ¿Cómo interpreta esta información el líder? ¿Quién es el líder? ¿El cazador?

El hombre transformó a sus líderes primitivos en dioses por ignorancia del pasado. Y el pasado, más simple quizá, más pragmático, sólo jugó a su favor. Una banda de humanos, una manada, no creo que sean difíciles de convencer de que hay que irse, porque al final todos serían conscientes de que algo está cambiando, porque al final es parte de su vida. Lo interesante es pensar cómo estos pobladores interpretaron su llegada a nuevas tierras, cómo interpretaron todas sus vivencias, ora astronómicas, meteorológicas, climáticas, y cómo después de varias generaciones se hace registro de estas cosas. Y eventualmente, cómo fue leído este registro por los humanos descendientes ya con un modo de vida relativamente sedentario.

En resumen. El ser humano creó a los dioses sin darse cuenta de que los dioses eran en realidad hombres y mujeres de carne y hueso; personajes únicos, líderes de su generación. Personajes anónimos que cambiaron el rumbo de una incipiente sociedad, cuyas aventuras terminaban perpetuadas en las piedras secas del wadi seco, del manantial que una vez dio vida. La falta de un registro permanente de sus acciones, creaban en cada historia un ser nuevo y más excepcional. El jefe de banda, se convirtió en líder, el líder en un ser poderoso, mágico; el super hombre se convirtió en dios. El dios opacó al hombre y se impuso a él. En menos de 100 años, el teléfono descompuesto de la prehistoria del hombre, creó la religión y con ella toda su cosmología y su parafernalia.

Entonces tampoco es una coincidencia que en un mundo con escritura y un registro de la historia, se reproduzca la religión, pero no los dioses. O que sea tan fácil crear nuevos dioses. En todo caso, habría que investigar por qué hoy pensamos en dioses cuando vemos figuras humanizadas de las religiones antiguas. Pienso, y espero equivocarme, que más allá de la religión y los dioses antiguos, el humano de hoy, es demasiado condescendiente con el humano antiguo, y en su condescendencia, termina por escupirse en la cara. Quizá, Zeus, Osiris, Anubis, Zoroastro o Marduk, fueron personificaciones de antiguos héroes tribales a los que se les atribuyó un poder en el tiempo. Primero mistificados y luego idolatrados, se conviertieron en  símbolos de sabiduría y ejemplo. En la antigüedad, quizá fueron reconocidos como hombres y luego transformados en símbolos. Hoy, para nosotros los vemos como dioses, pero dioses en un sentido tan abstracto para el hombre de ayer, que termina por atrbuirle características super naturales. Un dios, por definición moderna, no es humano. Si es humano es semidios. Pero entonces en cada lengua, ¿cuál sería el origen de la palabra dios? Es posible que su origen no se refiera a algo super natural, sino a algo que por su excepcionalidad, inconmensurabilidad (temporal o espacial), y quizá por el misticismo que envuelve su figura, tiene atributos que no pueden ser comprendidos y entonces "dios" es "lo desconocido" pero que nos hace crecer como hombres, una guía, un líder.

Estas ideas puden explicar las transformaciones que se dan en la religión en los años históricos (léase con registro de eventos sistemático, e.g. escritura), donde se pasa del politeísmo al monoteísmo, o del animalismo/animismo/naturalismo al antropismo. Es decir, de atribuirle características mágicas a diversos actores, animales, objetos o fenómenos, a atribuirle el origen del todo a un ser humanizado o grupo de seres humanizados.

Entonces, no es coincidencia tampoco, que en las sociedades que desarrollaron tempranamente la escritura, exista una tendencia a idolatrar humanoides, y que se haya adoptado tempranamente una religión monoteísta con un dios "humanizado" que al mismo tiempo no sabemos cómo es, pero que en casos como el cristianismo, precedido por un liderazgo fuerte y un grupo de seguidores perseverantes, terminó por hablar de que su líder era hijo del mismo dios y entonces era un dios en sí mismo. En otras religiones, es interesante que el humano es idolatrado como humano y sus enseñanzas constituyen el corpus religioso. (e.g. Budismo o Sintoísmo) En sociedades más avanzadas, el ateísmo es una tendencia, al tiempo que seguimos idolatrando a líderes, y personas y ahora hablamos de gente que influencia y fieles debotos que son sus seguidores. Me pregunto si en 500 años, alguien pensará que la palabra "influencer" por ejemplo, esté ligada a la religión, y que algunas invenciones como el motor, la TV, el Internet, FB o Google, eran como tótems.

Sólo el tiempo nos dirá.

martes, 10 de octubre de 2017

Yo ¿robot?

De esas veces que te despiertas convencido que eres un robot...

--Yo soy un robot, te lo he dicho siempre. Mira, así funciona. Se me ocurren ideas de las cosas que hacen los humanos, ideas innovadoras que a los humanos no se les han ocurrido antes. Cada noche el centro de control escanea nuestros cerebros positrónicos y descarga la información para después difundirla en el mundo.
--...
--Pero no soy el único, somos varios. Cada generación nos cambian, digamos que tenemos fecha de expiración. Quizá fuimos humanos o mejor dicho, quizá nos crearon los humanos para beneficio del hombre. Digamos que nos inventaron en el futuro, nos enviaron al pasado y con un método más pasivo, corregir poco a poco los errores de la humanidad. Es bien sabido que humanos del futuro cambiando cosas del pasado podrían ocasionar distorsiones tempoespaciales. Además, es posible que viajar en el tiempo y espacio, para los humanos los destruya humanamente. Sea quien sea que nos haya creado, eso no lo sabemos, nos implanta en un vientre humano y por medio de nanotecnología biológica reproduce un humano que a la vista de los humanos del siglo XX y XXI pasan desapercibidos; pero somos robots. Y crecemos como cualquier humano. Bueno, ni nosotros lo sabemos. Obvio esto es una suposición. Yo creo que soy un robot. Pero no podría asegurarlo. ¡Cómo poder saberlo si soy idéntico a un humano, y fui desarrollado para no saber que soy un robot!
--Err...
--Pienso que cada día se difumina la información que "creamos" apartir de la información que procesamos de los humanos. Se difumina de mil formas. De pronto a "alguien" (quizá otro robot conectado a la red de robots) se le ocurre publicar sobre la tendencia de un artilugio, de una nueva plataforma, de un nuevo juego, de algo, lo que sea. De pronto atrapa la atención de los humanos y éstos comienzan a mirar en esa dirección. No es una coincidencia que se me ocurre algo hoy y en dos o tres años alguien esté desarrollándolo. Pero...
--A veces me das miedo. Quizá estés loco o quizá te rayes mucho en tus viajes...
--...Pero no se si seamos buenos o malos. Quizá "robemos" información o quizá la produzcamos. O quizá, sólo la procesemos para que un ser superior (incluso un humano del futuro) pueda procesarla y conocer su pasado. Quizá somos las nuevas herramientas de los historiadores del futuro, o quizá somos "robot de penetración histórica", aśi pues como un radar de penetración. Somos insertados en una realidad paralela, pasada, como agentes virtuales que procesamos información, y sirvamos para recuperar informaciónd el pasado, que es nuestro presente, para el futuro, de los investigadores, quizá arqueólogos que nos manejan. No se.
--Ajá...bueno, ¿entonces a qué hora nos vemos para irnos a la casa?
--¿8:00PM enfrente del Depto?
--Sale y vale. Espero que no sigas subiendo las escaleras y de pronto gires tu cabeza 180° para decirme ¡hasta luego!
--Ma, ¡no! Soy un humanoide, ¡no podría hacer tal cosa!

jueves, 24 de agosto de 2017

Incongruencias

A algunos no les gusta ver la serie de Marco Polo porque esperaban que Kablai Khan fuera un tirano salvaje come niños que impusiera su voluntad en el mundo de trogloditas [obvio] del Lejano Oriente, y que porque creían que Marco Polo además de ser un comerciante [y ya] también tenía que mostrar el refinamiento de Occidente entre los mongoles, y mostrarlo con el carisma de Bruno Díaz mezclado con la enjundia de Bruce Wilis
A algunos no les gustó La Pasión de Cristo de Mel Gibson que porque hay mucha sangre en el linchamiento de Jesús, y que además entre que leían los subtítulos para entender el arameo y evaluar la actuación, no esperaban ver a los grandes Romanos ser tan salvajes. Se puso el grito en el cielo y Apocalypto dio al traste mostrando salvajes comeniños sacrificnado prisioneros como si estuvieran sirviendo tacos de pastor, aunque los pastores llegaran después en un barquito.
Y a algunos nos gusta ver películas de acción hollywodenses filmadas en la Ciudad de México [o el país entero], onda James Bond y su carnaval de muertos que dejó como legado a la ciudad, o Godzilla y sus puestecitos decimonónicos de frutas, donde vendían ciruela, chabacano, melón o sandía [o el país entero], y una población que suele tener muy buen corazón pero también son criminales en potencia, pobres e ignorantes y que, en general se han convertido en el "nuevo negro" de las películas, o sea, el cuate que es bien buena onda pero que matan al principio. Después de Obama creo que ya no pasa eso. Errr, estee, ah si, decía que vemos esas películas sólo por el puro morbo de ver las locaciones y ver cómo se imaginan los extranjeros a los mexicanos, ya saben, el estereotipo que va desde Speedy González a Panchito Pistoles [si, sí Pancho Pistolas] en los Tres Caballeros, siempre y cuando hablen del México de hoy.

 
Creative Commons License
Blog de ishiba by Israel Hinojosa Baliño is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 3.0 Unported License .